Publicado
7 de noviembre de 2019

Huertos: Libres del Hambre

Robert Lubega

Uganda es conocida como la "Perla de África". La belleza de la tierra y de su gente brilla por donde se mire. Pero muchos residentes rurales parecen no ser capaces de abrir la cáscara para encontrar la perla.

Una de las barreras más significativas es su actitud. No tienen esperanza y carecen de motivación.

"Antes de que vinieras, el poco dinero que mi marido podía ganar como zapatero no era suficiente para alimentar a la familia y pagar las cuotas escolares de nuestros ocho hijos. Temía cavar (cultivar) ya que pensaba que era una maldición", dijo Fatuma (centro abajo).

Sus dones ayudan a cambiar las mentes y los corazones de la gente entrenada por FARM STEW.

Robert, un agrónomo de FARM STEW, (de verde), pasó tiempo con David y su esposa Fatuma recientemente durante una de las muchas visitas a domicilio de FARM STEW. Quedó muy impresionado con su nuevo y próspero huerto. David, Fatuma y muchas otras familias demostraron los resultados de las técnicas que aprendieron de FARM STEW. Esto es lo que Fatuma tenía que compartir:

"Después de que FARM STEW nos enseñara el beneficio de los huertos y nos proporcionara semillas de hortalizas, supuso mi punto de inflexión. Ahora me veo como una persona muy útil en mi comunidad. Al cultivar verduras, podemos permitirnos prepararlas para comer y estamos más sanos.
Algunas personas de la comunidad vienen ahora a comprar verduras. Ahora tengo hortalizas en todas las fases de crecimiento: las que aún están en el vivero, las que están creciendo y las que están listas para cosechar. Al vender lo que sobra, ahora puedo enviar a mis hijos a la escuela y atender las necesidades básicas del hogar. Incluso estoy ayudando a mi marido".


Esta feliz pareja me recuerda una simple verdad: ¡FARM STEW es un buen trabajo misionero! Esta cita inspiró el trabajo de FARM STEW:

Cuando se adopten los métodos de cultivo adecuados, habrá mucha menos pobreza de la que existe ahora. Pretendemos dar a la gente lecciones prácticas sobre el mejoramiento de la tierra, y así inducirlos a cultivar su tierra, que ahora está ociosa. Si logramos esto, habremos hecho un buen trabajo misionero. -Ellen G. White, Carta 42, 1895

Fatuma no es la única, gracias a la formación de FARM STEW se han transformado las vidas y las tierras de miles de personas.

El Sr. Bogere no sabía cómo cultivar un huerto. Ahora está enseñando a todo su pueblo.
La formación de FARM STEW está ayudando a personas como el Sr. Bogere a transformar la tierra ociosa en producción cultivada.

¡Gracias por hacer posible este trabajo para que la población local de África pueda encontrar una bendición en la tierra!

Comparte
Comparte
Publicado por 
Robert Lubega