Publicado
19 de septiembre de 2017

Conoce a Perusi, a quien le encanta comer zanahorias de su huerto

Joy Kauffman, MPH

Jesús desea que todos nosotros vivamos una vida en abundancia (Juan 10:10) y que compartamos esa vida con los demás. En Uganda, más de un tercio de los niños menores de cinco años están gravemente desnutridos. Las deficiencias, especialmente de vitamina A y hierro, comprometen su salud.  

Conoce a una mujer de 28 años llamada Perusi, madre de 3 niños y 2 niñas. Es agricultora y ha estado criando soja durante mucho tiempo, pero como casi todos los ugandeses, no se la dio a sus hijos. Ahora, después de la clase de cocina, hace leche de soja y otros productos simples para sus hijos. Dice: "Alimento a mi familia y se ven más saludables que antes de recibir la capacitación". También fue una de las 54 familias a las que FARM STEW ayudó a iniciar un jardín este año. Ella continúa: "Ahora tengo un hermoso jardín de hortalizas que fue el resultado de que FARM STEW me proveyera de plántulas de hortalizas y me animara a cuidarlos bien. Podría pasar dos años sin comer zanahorias, pero ahora están en mi jardín y las como cuando quiero".

¿Por qué importan las zanahorias? El color anaranjado de las zanahorias representa la presencia de la vitamina A. La vitamina A es lo que refuerza la inmunidad, preserva la vista y, en última instancia, puede salvar vidas*.

Robert y Betty, entrenadores de FARM STEW, con Perusi en su jardín.

Las zanahorias pueden literalmente salvar vidas. ¡Con tu ayuda, podemos cambiar el futuro de Perusi y su familia!

Comparte
Comparte
Publicado por 
Joy Kauffman, MPH
Joy es la apasionada fundadora de FARM STEW.